¿Es posible que restaurar llantas de aleación produzca un efecto negativo en el sistema de frenos?

Restaurar llantas de aleación

Dado que las modificaciones de automóviles siguen siendo populares, trabajar en un vehículo que ha sido actualizado es algo a lo que los mecánicos están acostumbrados.

Sin embargo, es importante recordar que estas adiciones como una restauración de llantas, pueden interferir con el funcionamiento del automóvil, un factor que no todos los talleres suelen considerar.

El gerente técnico de una marca de frenos premium, analiza cómo el reacondicionamiento de las llantas de aleación podría tener un efecto perjudicial en los discos de freno y qué pueden hacer los talleres al respecto.

Este gerente ha sido testigo de unos pocos talleres que tienen problemas para diagnosticar problemas relacionados con los frenos.

Después de llevar a cabo las verificaciones necesarias, el proceso de reemplazo del freno se implementó correctamente, pero en realidad fueron las llantas de aleación restauradas que los clientes tenían en el vehículo las que causaron dolores de cabeza a los clientes.

¿Por qué pueden producirse problemas de frenos al restaurar llantas?

El proceso de reacondicionamiento de llantas de aleación, que consiste en pelar y limpiar la llanta antes de pintar, puede ser problemático si no se lleva a cabo de manera efectiva, ya que el grosor de la pintura tiene un impacto en la salida del disco de freno.

Si la pintura en el interior de la rueda es demasiado gruesa, cuando se encuentra con el disco, aumentará el agotamiento causando problemas como la vibración del freno.

Para poner esto en perspectiva, el funcionamiento normal en un disco limpio no debe superar los 0.07 mm.

Las aleaciones restauradas incorrectamente con un espesor más alto pueden aumentar el agotamiento a 0.10 mm.

Para dar un ejemplo de este problema en la práctica, un taller con el que habían trabajado había instalado nuevas pastillas y discos para un cliente, pero, después de 1.600 kilómetros, el propietario del automóvil se quejó y llevó el vehículo de vuelta al taller.

Después de analizar el caso, el gerente y su empresa se involucraron para ayudar a resolver el problema.

Se descubrió que el agotamiento con la llanta de aleación restaurada instalada aumentó a 0.12 mm y con la rueda retirada fue de 0.09 mm.

Ambas mediciones estuvieron por encima del estándar recomendado.

Para resolver el problema, se limpió todo antes de instalar un nuevo conjunto de discos.

Esto resultó en un agotamiento de 0.03 mm.

Sin embargo, una vez que la rueda de aleación restaurada se volvió a montar, aumentó a 0.10 mm.

Después de revisar la rueda de aleación restaurada, quedó claro que la pintura desigual estaba causando el problema.

recomendado

Caso real: Diagnosticar y reparar problemas de frenos difíciles en VW Beatle

Conclusiones

Después de ver este problema en varias ocasiones, es importante que los talleres presten atención a todo el sistema de frenos, incluidas las llantas, si un cliente llega con una queja.

Las señales de raspado, desgaste de llantas y reacondicionamiento de aleaciones deben verificarse de manera estándar, ya que pueden afectar la forma en que frena el automóvil.

Al final del día, la regla de oro es siempre preguntar.

Hable con sus clientes sobre su automóvil, cómo se siente conducir y si ha sido por reparaciones o modificaciones.

Si sigue estos sencillos pasos desde el principio, puede ahorrar un tiempo valioso en el futuro.

“El gerente técnico protagonista del artículo es Scott Irwin de la marca de frenos premium Texar”

Si te ha gustado el artículo puedes ver muchos más sobre automoción y mecánica en nuestras redes sociales! 

Haz clic en Me gusta ; )

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.