¿Cómo funciona filtro de partículas FAP? ¿cuáles son sus averías más comunes?

¿Qué es el filtro de partículas o FAP?

El filtro de partículas es un componente del sistema de escape de los coches que retiene las partículas sólidas que salen junto a los gases de escape.

También se conoce como DPF por su nomenclatura inglesa (Diesel Particle Filter).

La implementación y creación de este filtro en los coches diésel nació a partir de la Normativa de Emisiones Euro 5 (2009).

Esta normativa obligó a los fabricantes a la reducción de las emisiones de partículas siendo estas más acusadas en los motores diésel.

Los motores diésel debido a su forma de trabajo emiten a la atmósfera gases altamente contaminantes como dióxido de carbono y óxidos nítricos.

Con este filtro se consigue una reducción de alrededor del 99 % de estas partículas.

¿Qué vehículos llevan este filtro?

Hoy en día casi todos los modelos de coches diésel llevan el FAP incorporado y algunos motores de gasolina.

Los coches anteriores a 2006 no suelen llevarlo, salvo que el fabricante lo incluyera como opcional y se hubiese comprado el coche con el equipamiento del filtro.

¿Cómo funciona el filtro de partículas?

El filtro de partículas tiene un diseño básico es un sistema catalizado de doble sonda lambda.

Esta sonda se encarga de medir la concentración de dioxígeno de los gases del escape antes de que sufran alteraciones. Con esto se consigue medir la calidad de la mezcla y enviar los datos a la unidad de control.

Para realizar este trabajo está situada antes del catalizador.

Este sistema de reducción de contaminación está compuesto por:

  • Una sonda lambda de banda ancha.
  • Un catalizador.
  • El FAP.
  • Un sensor de control de presión diferencial.
  • Una sonda de temperatura.

funcionamiento del filtro de partículas

El funcionamiento del FAP se basa en la retención de las partículas sólidas de los gases de escape, mientras que los gases que han sido catalizados salen a través de sus paredes porosas a la atmósfera.

Cuando se alcanza un determinado nivel de partículas retenidas en el filtro el sensor de presión diferencial envía una señal la unidad de control para que se produzca la regeneración del filtro.

La regeneración se produce cada 400-800 km aproximadamente dependiendo de la conducción que realizamos.

Esta regeneración se consigue aumentando la temperatura de los gases de escape que circulan por el FAP hasta la temperatura de combustión del carbono (alrededor de 550ºC).

Con este proceso se consigue transformar las partículas de carbono retenidas en el FAP en dióxido de carbono. Esto hace que el carbono se transforme en un gas y se vacíe el filtro.

Pese a la realización de la regeneración del FAP, en las paredes porosas del filtro se queda un residuo que las va taponando.

Cuando ya no se pueda producir la regeneración tendremos que cambiar el filtro.

Esta sustitución se hace de forma aproximada a los 80000-150000 km, dependiendo del tipo de vehículo y del estado del filtro de partículas.

En el siguiente vídeo se explica detalladamente el funcionamiento del filtro de partículas:

 

recomendado

¿Cómo funciona el filtro de partículas de gasolina?

Los tipos de filtros de partículas

Se distinguen principalmente dos tipos de FAP:

Filtro sin aditivos:

Es el más usado por los fabricantes y se coloca cerca del motor para aprovechar la mayor temperatura de los gases que salen del motor.

Al conseguir esta temperatura se pueden combustionar las partículas sin necesidad de un aditivo.

Filtros con aditivo:

Usado por pocos fabricantes en sus modelos.

En este caso el filtro está colocado más alejado del motor y para llegar a la temperatura de combustión de las partículas se necesita añadir un aditivo al gasoil.

Este aditivo se introduce en un depósito y tiene una autonomía de 100000 km y el coste de rellenarlo está alrededor de los 100 euros.

“Cuidado” este aditivo no es Adblue empleado en el catalizador para eliminar los óxidos de nitrógeno.

¿Cuáles son las averías más comunes del filtro de partículas?

Una vez visto cómo funciona podemos entender mejor las averías que pueden producirse.

Para realizar la regeneración el FAP necesita que se mantenga una velocidad a altas revoluciones durante un cierto tiempo.

Por ejemplo circular a 80 km/h a 3000 revoluciones durante 5 minutos.

El problema viene cuando utilizamos el coche para realizar trayectos por ciudad en los cuales no podemos circular a esas velocidades.

Cuando el vehículo necesita hacer una regeneración nos avisa, pero si no podemos hacerla durante tiempo continuado el FAP se saturará y dará una avería.

Si ha llegado a un punto de saturación elevado hay que realizar una regeneración forzosa en un taller especializado.

Si el nivel de saturación es demasiado elevado y seguimos circulando, al no poder pasar por el FAP los gases no podrán salir del sistema de escape y se producirá un fallo del motor y rotura del propio filtro.

Esta situación hay que evitarla ya que el coste de un FAP oscila entre 700-2500 euros dependiendo modelos. (Solo el filtro, sin mano de obra ni IVA).

Otra forma de saturar el filtro y provocar una avería es interrumpiendo los ciclos de regeneración repetidas veces. Esto provocará la saturación del filtro y ya hemos visto lo que pasa si se satura…

El sistema del sensor de presión diferencial también puede obturarse provocando malas lecturas y ordenando regeneraciones a destiempo o no ordenándolas.

¿Qué debemos hacer para cuidar el filtro de partículas?

  • Debemos evitar ante todo interrumpir los procesos de regeneración. Muchos coches indican cuando se está realizando el proceso en el cuadro de mandos.
  • Hay que evitar en la medida de lo posible realizar desplazamientos cortos, en los que no se alcanza la temperatura adecuada para la regeneración del FAP.
  • Es recomendable salir a la autovía o donde podamos circular a una velocidad  y revoluciones adecuadas para que se pueda realizar la regeneración de forma segura.
  • También hay que fijarse bien en el mantenimiento que nos marca el fabricante así como el lubricante más adecuado que nos indique.
  • Por último cuidado con las reprogramaciones y anulaciones del FAP, ambas pueden dar problemas, las primeras con el motor si no se realiza adecuadamente y las segundas con la ITV!

Si te ha gustado el artículo puedes ver muchos más sobre automoción y mecánica en nuestras redes sociales! 

Haz clic en Me gusta ; )

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.