Qué utilidad y cuáles son los tipos de eslingas más comunes

eslingas

Las eslingas textiles son accesorios de elevación que están conformados por una cinta tejida planta y cosida o bien una serie de hilos industriales recubiertos por un tejido tubular. 

Su elaboración está condicionada bajo una norma de calidad internacional: UNE-EN 1492-1:2001+A1:2009, que tiene como objetivo armonizar los materiales con los que producir este accesorio y sus características técnicas: anchura, requisitos de seguridad, su control y los ensayos previos que han de acometerse para sacarlas al mercado.

Esta misma norma contiene códigos que facilitan su lectura, de modo que podemos encontrar en el mercado eslingas de distintos colores: violeta, verde, amarillo, gris, rojo, azul y naranja. Este orden indica de manera creciente capacidades de las eslingas. 

A su vez, estos accesorios muestran su Carga Máxima de Utilización a través del número de rayas negras en su cinta. A más rayas, más capacidad de carga.

¿Cuál es la función del eslingado?

El eslingado consiste en realizar la unión entre una carga y un equipo de elevación. Se trata de un proceso importante en la manutención de las cargas aisladas.

La actualidad en los procesos industriales marca un impulso hacia la utilización de material de manutención que reduzca considerablemente este tiempo de sostenimiento, pero la realidad es que todavía hoy muchas cargas continúan siendo manipuladas, desplazadas y cargadas mediante sistemas de eslingados.

El eslingador es el responsable de utilizar un dispositivo de unión entre la carga y el equipo de elevación. La operación puede ser crucial en un proceso industrial o de logística porque está en juego la seguridad de la manutención y el usuario.

Uno de los elementos que se utilizan como dispositivo de unión son las eslingas textiles. Su uso principal es facilitar el movimiento de materiales voluminosos de un extremo a otro. 

Con ellas es posible que los trabajadores transporten cargas pesadas en poco tiempo, sin ayuda de equipos de izaje. El principal sector en el que están presentes es la construcción, pero también son comunes en otras áreas de actividad como el transporte y la logística, el sector energético o la industria automovilística.

¿Cómo han de seleccionarse las eslingas?

El uso de una eslinga u otra va a estar determinado por cuestiones como el peso total de la carga a elevar o manipular, la forma de sujetar la carga con la eslinga y las condiciones de temperatura y productos químicos que participan en el proceso.

Todos estos parámetros dan lugar a una máxima importante, la eslinga seleccionada debe tener una carga máxima de utilización acorde al uso previsto para la misma y no superar ese índice, pues de lo contrario puede suponer un grave riesgo de accidente. 

Además, habrá que considerar el tipo de elevación: directa, estrangulada, el eslingado en cesto… A esto se suma la naturaleza de la carga a elevar, las dimensiones de la carga y su estructura y el ambiente de trabajo.

Si se utilizan varias eslingas, su longitud ha de ser exactamente igual, salvo en aquellos casos en los que la carga no sea simétrica. Una vez iniciamos el proceso de eslingado es importante cumplir a rajatabla con las normas de utilización de estos elementos.

El gancho que sostiene las eslingas ha de estar en posición vertical de centro de gravedad durante toda la maniobra de elevación y sostenimiento de la carga y los puntos de apoyo y sujeción de las eslingas deben situarse por encima del centro de gravedad, para que la carga no se vuelque mientras está suspendida.

Eslingas Elebia, garantía de calidad

Contar con eslingas textiles de calidad en cualquier nave o instalación industrial es clave, pues se trata de elementos que son de gran utilidad cuando es necesario desplazar materiales voluminosos de un lugar a otro.

Esta firma ofrece eslingas que no se atraen y orientan automáticamente la carga debido a la tira de metal que incluyen en la propia eslinga de izaje

Las tubulares y las de doble banda son las que soportan más cantidad de peso, hasta tres toneladas, mientras que las eslingas para sacos Big Bags son capaces de transportar y sostener hasta una tonelada de peso.

Todas ellas están elaboradas a partir de materiales muy ligeros y resistentes, el nylon, y en su interior cuentan con un cable de acero que facilita en enganche y le aportan más seguridad a la carga.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.