Dongfeng trae los primeros carros eléctricos a Panamá gracias a Empresas Carbone

carros eléctricos Panamá

Dongfeng es una de las marcas más reputadas del sector de la automoción. Esta compañía, con más de 40 años de historia, se erigió en la primera empresa relevante de motor nacida en China. 

A día de hoy, es una de las 500 compañías más importantes del mundo, y uno de los Tops 5 productores de carros más grandes de china, llevando sus vehículos a todos los rincones del planeta. Gracias a Empresas Carbone, por fin ha empezado a operar en Panamá.

Y lo hace además apostando por las nuevas soluciones y tecnologías del mundo del motor. ¿Por qué? Porque Dongfeng llegó a Panamá de la mano de Empresas Carbone poniendo a la venta los primeros carros eléctricos del mercado panameño. Por fin, el país puede empezar a saborear las mieles de los automóviles eléctricos y avanzar en una carrera con la que despedirse de los tradicionales motores de combustión de gasolina.

¿Qué hace tan especial a Dongfeng Motor?

Además de ser la primera firma de motor que trae los carros impulsados por electricidad a Panamá, la historia de Dongfeng Motor es la que demuestra por qué su llegada a este territorio es un hito histórico. Dongfeng Motor Corporation empezó sus andanzas en 1969. Con sede en Wuhan, se trata de uno de los grupos de motor más grandes de toda China. A día de hoy, su equipo consta de más de 175.000 trabajadores que, día a día, llevan a esta firma a coronarse entre las más influyentes y famosas del mundo.

El foco principal de esta empresa son los vehículos. De sus fábricas y manos vienen toda clase de modelos comerciales, vehículos de pasajeros y también piezas de automoción, motores o nuevas propuestas tecnológicas que permiten al sector avanzar. No en vano, es también una de las empresas más influyentes en el ámbito automotriz. Y no es para menos, ya que hablamos de la primera marca registrada con autoridad en la industria automotriz de China.

Casi medio siglo de historia a sus espaldas y una escala de negocio que ronda los 4 millones de vehículos construyen a este potente negocio que ahora opera en Panamá. Uno de los mayores atractivos de su llegada al país, además de su enorme relevancia global, es su sistema de I+D. Gracias a una estructura abierta y compleja, ha conseguido establecer una fuerza de investigación de lo más contundente que le ha permitido desarrollar los modelos más punteros en cualquier ámbito de la conducción.

Y eso es lo que lleva a su principal premisa de cara a la población panameña. La llegada de Dongfeng Motor a Panamá gracias a Empresas Carbone va a suponer la llegada de vehículos eléctricos. Una nueva oleada de carros que permitirá ahorrar en el uso de combustibles fósiles a la vez que se protege el medio ambiente por la falta de emisiones. Los conductores van a poder disfrutar de vehículos mucho más silenciosos y económicos sin renunciar ni a la potencia ni a las calidades. Es una situación de lo más beneficiosa.

¿Qué ventajas ofrecen los carros eléctricos?

Hay dos ventajas clave al hablar de vehículos eléctricos. La primera es la reducción de emisiones. Al no tener que quemar combustible en su motor, los carros no emiten humos que dañan a la atmósfera y a la población. Esto permite proteger al planeta, pero también a las personas que hay en las ciudades y pueblos. La segunda gran ventaja es el ahorro. El coste de la electricidad es mucho menor que el de la gasolina, lo que permite a los compradores de coches eléctricos ahorrar mucho más dinero a largo plazo.

Por sus necesidades, es cierto que estos vehículos exigen que haya estaciones de carga estratégicamente repartidas por el país para que sus usuarios no tengan problemas al cargar sus baterías. Es un pequeño hándicap a tener en cuenta, aunque queda más que compensado por todo lo demás. Solo hay que pensar que el número de averías mecánicas es inferior al tener más piezas eléctricas que mecánicas en su interior, con el ahorro que eso supone en lo que a gastos de reparaciones se refiere.

Son vehículos que apenas necesitan labores de mantenimiento gracias a su diseño y construcción. Además, son más fáciles de conducir, ya que muchos vienen preparados ya para ofrecer un sistema de cambio automático. Por otra parte, sus motores suelen ser mucho más eficientes, lo que permite una mayor autonomía con cada carga, pero también una potencia aún mayor a un coste reducido.

Todo son características muy positivas para un nuevo tipo de vehículo que acabará convirtiéndose en el estándar de cara a los próximos años. El salto que ha dado Panamá es uno que tendrán que dar muchos más países para adaptarse y evolucionar, para que el mundo de la automoción siga avanzando para dar comodidades a las personas a la vez que protege al planeta.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.